Signos-23.png

La revolución de Wallapop

Junto a la agencia Firma, la marca renovó su imagen, construyó un nuevo sistema de marca y modernizó el tono de voz con el que se dirige a sus usuarios.

 
 

“Si no lo usas, súbelo”, esa es la premisa con la que Wallapop pasó de definirse como plataforma a reinventarse como comunidad. Una de las marcas más emblemáticas del emergente mercado de segunda mano. En ese grupo de millones de personas, se compran y venden productos todos los días.

Para este nuevo cambio, la marca creó un sistema de marca compuesto de 9 elementos centrales: Logotipo, Colores, Layout, Ilustraciones, Tipografía, Fotografía, Iconos, Motion y Tono de voz.


 


 

"Trabajamos en estrecha colaboración con el equipo de marca y producto de la empresa para crear una nueva plataforma de marca que establezca el marco para crecer y escalar. El nuevo sistema de diseño se basa en el concepto de la tarjeta de producto Wallapop. También ayudamos a establecer un tono de voz textual claro, divertido, amigable y súper directo"


Este último componente fue el más desarrollado ya que plantearon un refresh de conceptos en torno a la ideario común sobre “segunda mano”. En este sentido, desde su página web, aseguran que “un producto es nuevo cada vez que supone una novedad en la vida de alguien” y no tiene que ver con su mucho o poco uso. De esta forma la categoría adquiere una mirada positiva gracias a la sostenibilidad, la reutilización y la honestidad.